Inicio
Quiénes Somos
Servicios
Artículos
Noticias
Galería de fotos
Clientes
Contacto
ARTICULOS
2012-09-01
¿CÓMO MANEJAR UNA RABIETA? (articulo)

 
1) Establezca las reglas y anticipe las consecuencias del comportamiento negativo. Debe establecerse las reglas y consecuencias por anticipado, no solo en el momento de presentarse la rabieta o “pataleta” del niño. Por ejemplo se le puede decir al niño: “En casa no insultamos a nadie. Si tú insultas y tiras las cosas cuando te molestas entonces hoy no vas a ver TV toda la tarde”. Anticipe las reglas en todo momento, por ejemplo si lo va a llevar a una tienda de dulces, no le diga ahí que no va a poder comer dulces, dígalo antes de ir.

2) Al presentarse las rabietas , procure permanecer en CALMA:
-Piense y analice la situación antes de actuar.
-El padre en lo posible debe controlar sus emociones y reacciones: evite mostrar demasiado enojo o frustración. No mirar airadamente al niño, el rostro del padre al disciplinar al niño “debe ser neutral”. Si usualmente muestra mucha ira e incomodidad frente a su hijo entonces el niño va a volver a repetir la rabieta pues se da cuenta que logró un efecto en Ud.
-No gritar o dar sermones demasiado largos sobre lo mal que se está comportando el niño.
-La orden debe ser breve y enérgica, usando el mínimo de palabras sin dar mayor argumento o explicación, pues de lo contrario se reforzará la conducta negativa y se repetirá en el futuro. Por ejemplo: “Si sigues gritando voy a cumplir lo que te advertí, no podrás ver TV”.


3) Sea FIRME a la hora de disciplinar:
Luego que advirtamos a nuestro hijo la disciplina que tendrá por algún comportamiento negativo, él o ella intentaran manipular las situaciones para que el castigo no se aplique, por ejemplo llorar, suplicar, explotar en cólera, amenazar, insultar al padre o hacerle sentir culpable con sus palabras. Sin embargo es importante que el padre permanezca firme y cumpla lo que advirtió si el niño persiste en su conducta negativa. Por ejemplo si su hijo a pesar de haber sido advertido de que no vuelva a insultar cuando se molesta lo vuelve a hacer, entonces su castigo de retirarle la TV debe cumplirse pase lo que pase. De lo contrario el niño aprenderá a manipular para conseguir que le levanten el castigo.

3) Cuidar nuestro lenguaje y no generalizar. Expresiones negativas frecuentes como “eres un malcriado”, eres torpe”, “no te soporto”…se convierten en “etiquetas” que afectan la autoestima del niño. Es diferente decir: “haz dicho una mentira” a decir “eres un mentiroso”.

4) Ser constantes. Todas las formas de disciplina (por ejemplo suprimir un privilegio, ignorar su conducta, sentarlo en una silla a pensar en lo que hizo, etc.) deben aplicarse de forma sistemática y constante por 2 meses por lo menos, sino volvemos a la conducta inicial. Es importante SER CONSTANTES.

5) Felicite a su hijo cuando realice una conducta adecuada, aunque esta pueda ser considerada insignificante. “Pesque a su hijo haciendo cosas buenas más que las malas”. Por ejemplo compartir en vez de pegar, o pedir algo adecuadamente en vez de pedir gritando, o sencillamente estar tranquilo jugando en vez de estar inquieto. Entonces inmediatamente debe recibir elogios por su buen comportamiento, de lo contrario el niño seguirá usando su conducta negativa para recibir atención pues cuando se porta bien nadie le hace caso o se tiende a ignorarle. Por ejemplo se le puede decir: “me encanta cuando eres generoso y compartes con tu hermana los juguetes”, “me enorgullece que seas obediente” “estas tranquilo jugando, eso me gusta”. Otros tipos de reforzadores positivos son por ejemplo comentarle a papá cuando llega lo bien que se ha portado el niño ese día, darle un aplauso, un abrazo o un reforzador material o premio.

6) Procurar llegar a acuerdos entre padres y familiares. El niño no debe observar ni percibir incoherencias o desacuerdos entre las personas que interactúen con él. Tantos las normas como las sanciones deben ser claramente conocidas por toda la familia y en especial por el niño. Luego que los padres han tomado decisiones todas las demás personas que se vinculan con su hijo deben asumir la responsabilidad en la aplicación o de lo contrario no interferir en ellas.

7) En algunos casos se puede ignorar o extinguir la conducta inapropiada. En muchos casos la rabieta desaparecerá con solo ignorarla o si nos hacemos los sordos y mudos en el momento en el que el niño esté pidiendo algo insistentemente que no queremos darle. Podremos ver al niño de reojo para que no se haga daño pero no le contestaremos nada hasta que se calme.

8) Ser modelos adecuados para el niño. El último punto y el más importante es el buscar ser buenos modelos de control de emociones pues a veces como adultos también hacemos “berrinches” con nuestra pareja o con otras personas. Los niños copian e imitan las maneras que usamos para relacionarnos con los demás.


© 2013 Todos los derechos son reservados - Talent Consulting
E-mail: contactenos@talentconsulting.com.pe