Inicio
Quiénes Somos
Servicios
Artículos
Noticias
Galería de fotos
Clientes
Contacto
ARTICULOS
2012-09-04
“DE USTED DEPENDE MANEJAR BIEN SU TIEMPO”

 
Hoy más que nunca la gente piensa en cómo ganarle tiempo al tiempo. Esta vida actual demandante y sobre todo exigente, nos lleva a veces un torbellino que parece nunca acabar; nuestras múltiples responsabilidades en casa, con la familia y principalmente en el trabajo nos agobia, especialmente cuando sentimos que el tiempo nos queda corto; esa situación nos genera estrés y ansiedad y contribuye aun más a generar un estado de inquietud y desasosiego.
Entonces la pregunta es ¿Cómo puedo manejar mejor mi tiempo y no sentirme mal por ello?
Una primera cuestión que hay que tener en cuenta, es que el tiempo es un recurso y por lo tanto debemos administrarlo con efectividad. Como debemos iniciar esta acción, empezando a valorar el tiempo, darle la importancia que amerita, en primer lugar definir sus prioridades, esto supone planificar lo que es más importante de lo que no lo es, en segundo lugar de las actividades más importantes priorizadas para la jornada del día, definir cuáles son las que nos demandaran mayor tiempo, para iniciar, justamente con aquellas que más tiempo demandan probablemente necesiten una mayor atención y tal vez gasto de cheap rolex replica energía (recuerde usted, que en las mañanas estamos más frescos y vitales).
Otro aspecto importante es que planifique sus actividades durante la semana y distribuya tomando en cuenta que no sólo debe programar actividades de trabajo, sino también actividades personales, familiares ó con amigos. Un consejo importante es que usted es dueño de su tiempo y no permita que otros interfieran con él. Si tiene una cita de trabajo pues, es importante precisar que la otra persona llegue puntal a la cita e indíquele cuanto tiempo dispone para esa cita, de esa manera podrá controlar mejor la situación, si es que, se presentara algún inconveniente. Hágale saber, de forma amable, que su tiempo como la de su interlocutor son valiosos. Otro consejo muy importante es que defina lo que quiere lograr al final del día, en lugar de preguntarse por donde debo empezar ó qué debo hacer, si usted tiene claro cuáles son sus metas para la jornada del día y de la semana, es muy probable que se centre en ellas y al final lo resultados sean satisfactorios para usted, y no termine en cambio diciendo, que se encuentra muy cansado y sin haber logrado nada significativo, al final del día. Si no queremos caer en la insatisfacción, la frustración, la ansiedad y el stress, pongámonos manos la obra:
• Plantéese para que quiere el tiempo, qué quiere hacer con su tiempo. Establezca sus objetivos y prioridades.
• Localice cuáles son sus principales vías de pérdidas de tiempo, lo que se conoce como ladrones del tiempo y póngase en guardia para combatirlos. Los más conocidos son: visitas inoportunas, mal uso del teléfono, no planificación de reuniones, mala delegación, mala gestión de las llamadas telefónicas. Dar prioridad a lo urgente en vez de a lo importante.

Nosotros mismos somos a veces nuestro peor enemigo en la gestión del tiempo porque tenemos unos malos hábitos, que precisamente por repetirlos sin ningún tipo de conciencia acaban siendo impulsores de la personalidad incontrolados que nos hacen perder muchos minutos y horas. Algunos de los más frecuentes son:
• la propensión hacia las relaciones públicas y los contactos sociales en la oficina.
• abusar de la memoria y no llevar una agenda o sistema de anotaciones.
• precipitación, postergación
• no saber decir que no
• querer hacerlo todos, no confiar en los demás y por tanto no delegar.




Valorando el tiempo y analizándolo cualitativamente, nos daremos cuenta que no siempre el número de horas dedicadas a una actividad es directamente proporcional a la calidad de la misma. Es bastante probable que muchas de las cosas que hacemos no tengan nada que ver con nuestras prioridades, que no nos produzcan ninguna satisfacción o resultado, e incluso si nos paramos a pensar un poco más, no entendamos ni porque las hacemos.


Otra cuestión a valorar son los ritmos de actividad, hay personas que rinden más por la mañana, otras por la tarde y otras por la noche. Estos ritmos es bueno conocerlos y saberlos utilizar para optimizar nuestro rendimiento. Los niveles de concentración no son iguales en todos los momentos del día, los estados de ánimo influyen, el número de horas que se trabaja también. La falta de concentración además de producir rendimientos bajos, es fuente de errores. Los errores deben ser subsanados e implican más tiempo para solucionarlos, es decir, trabajar dos veces sobre una misma tarea.


No se olvide de incorporar a su vida unos hábitos saludables de gestión del tiempo:
1. Dedique los primeros y los últimos 5 minutos de la jornada a planificar el día y programar el siguiente.
2. Planifique siempre antes de actuar y centrarse en lo importante.
3. Siga sus biorritmos y aproveche los periodos de máximo rendimiento para realizar las tareas más importantes o más complejas.
4. Agrupar los asuntos y acciones relacionadas entre sí.
5. Cada tarea debe tener un tiempo asignado y debe medir si lo cumple, si le falta o le sobra tiempo.
o Si asigna o utiliza más tiempo del establecido para una tarea caerá en la ineficiencia
o Si asigna menos caerá en la ineficacia.

6. Tenga en cuenta que siempre hay imprevistos y hay que tener margen de movimiento para asumirlos si son importantes.
7. Aparte siempre un espacio temporal para pensar y reflexionar “la hora tranquila”.
8. Planifique siempre por escrito y si es posible utilice un sistema de agenda integrada e informatizada.
9. Revise la planificación, está para cumplirse.

Fuente:
Johann W. Goethe
Poeta y dramaturgo alemán (1749-1832)
Tiempo


© 2013 Todos los derechos son reservados - Talent Consulting
E-mail: contactenos@talentconsulting.com.pe